I Was There.

Intervención para el ABC Cultural

 

-C/ Atocha, 6 (Madrid).

-C/ Duque de Alba, 4 (Madrid)

-C/ Entença, 66 (Barcelona)

-C/ Infantas, 9 (Madrid)

-C/Infantas, 28 (Madrid)

-C/ Muntaner, s/n (Barcelona)

-Plaza San Miguel, 6.Madrid

«I Was There» +Info

Siete notas para una composición concreta.

 

Cuando chico, soñé, entre vuelo y vuelo, con la idea de ser sinestésico, ya que, por entonces, se presentaba ante mí como un súper poder que me diferenciaría del resto. Yo no quería ser invisible o ver por debajo de la ropa:yo quería lo otro. Era muy malo en matemáticas, pero sumaba y restaba colores sin problema alguno.«Todo va a salir bien»Cada mañana me repito a modo de mantra y de forma obsesiva la misma cantinela, poniendo de manifiesto que uno no está tan lejos de pasar al otro lado, de abandonarse y dedicarse a los caprichos del yo interior.

 

TODO VA A SALIR BIEN.

Así pasaron cinco años, seis y hasta una década sin que nada cambiara, aprendiendo a manejar la culpa y a transformarla en responsabilidad, terapia de principiante. Yo quiero ser músico.Me atraen las estructuras. Me hipnotizan los esquemas que rigen cualquier tipo de disciplina y componen o generan orden, ya sea por intentar entenderlos o por deshacerlos. Lo narrativo me ofusca, pero las palabras me acotan demasiado. Quizás es por eso que, a pesar de tener mínima formación musica,l me interesa este lenguaje. A la música aún le confío cierto margen de error y me resulta una disciplina menos compleja a la hora de prescindir de cualquier tipo de límite, al menos en mi caso. Lacapacidad iconográfica de un tritono («diabulus» en música) o lo frágil y barroco de una viola organística crean por sí solas un discurso cinematográfico.

 

A pesar del patrón, del armazón, no hay que perderesa sensación inquietante: el cosquilleo que despierta la certeza de que todo en cualquier momento podría derrumbarse.Mi trabajo siempre es autoreferencial, pero se camufla en la posibilidad de un imaginario común.No me interesa entrar en detalle, ni participar en ningún tipo de«soap opera», sino hacer una presentación de los acontecimientos y que estos generen algún tipo de rizoma.Yo estuve allí, e intento no pensar en ello. Yo estuve allí.

 

Propongo siete lugares, siete puntos.Siete calles ordenadas alfabéticamente y sus respectivas fotos extraídas de Google-maps. No pretendo obligar a nadie a realizar el ejercicio de reconstruir mi historia, ya que esta fue y sonó de una forma específica. Planteo siete lugares que funcionan como afirmaciones, como momentos que, con el tiempo, pesan, y, de esta forma, me despojo de ellos convirtiéndolos en titulares. Notas que cada cual ordenará a su antojo y hará suyas, creando una melodía aleatoria. Cambiar el orden de los mismos en una línea de tiempo imaginaría y sin intervalo definido me hará desaparecer.